jueves, 17 de febrero de 2011

LA QUIEBRA DE BLOCKBUSTER COMO CONSECUENCIA DE LA PIRATERÍA

Registra tu marca

Con una industria del video en crisis, el principal estandarte de esta, fue abatido. Blockbuster, se encuentra en quiebra tanto en los Estados Unidos como en la Argentina, pero los motivos son variados, dependiendo de su región geográfica.

Mientras que en países como Estados Unidos, actores como Netflix (protagonista del alquiler online) se convirtieron en los verdugos de la cadena de videoclubs, en la Argentina, la principal preocupación tuvo otro nombre. La piratería callejera y virtual fue el responsable directo de su fracaso.
Con un pasivo de más de 26 millones de pesos, la justicia local decretó el 22 de diciembre último la quiebra de Blockbuster (en Estados Unidos se acogió a una suerte de convocatoria de acreedores, por su deuda superior a los US$ 1000 millones). Desde ese día, en el país sólo los videoclubes tradicionales -los que aún intenta subsistir con el plus de la recomendación y el trato cara a cara- mantienen una batalla desigual contra la piratería.

Según las estadísticas de la Unión Argentina de Videoeditores, 90% de las copias de películas en video en circulación son piratas. Y se estima que la ganancia anual de las organizaciones que los comercializan ronda los $ 750 millones. Además, más de 60 millones de alquileres de videos legales al año fueron reemplazados por la venta de copias piratas. La principal consecuencia de estas cifras es que más de 2500 videoclubes cerraron en los últimos tres años.

En ese contexto, Telefónica lanzó hace poco un servicio de alquiler online en la Argentina llamado On Video, para pelear una parte del mercado del entretenimiento. La apuesta de la firma española es la calidad, algo de lo que generalmente carece la copia o descarga pirata. El servicio cuesta $ 40 por mes y da acceso a un catálogo de películas, series, dibujos animados, y conciertos a través de un dispositivo que se conecta a la TV. Hay que pagar un plus por el alquiler de estrenos, pero se ofrecen con calidad HD (alta definición).

Con esta apuesta fuerte de la empresa española, intenta hacerle frente a la piratería, en un negocio ilegal y millonario. Como antecedente anglosajón, cabe destacar que Netflix, revolucionó el mercado de alquiler online de películas en su aparición, pero sólo resta esperar si Telefónica podrá tener resultados similares
.